Conectate con nosotros

Ambiente

Así avanza la operación ‘Cangrejo Negro’ en la recuperación de San Andrés, Providencia y Santa Catalina

Publicado

en

Hace un año el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina sufrió consecuencias devastadoras tras el paso de los huracanes IOTA y ETA, por lo cual el Gobierno Nacional emprendió inmediatamente acciones de recuperación tanto sociales y económicas como ambientales.

Profesionales de entidades del Sistema Nacional Ambiental (SINA) evaluaron de inmediato las afectaciones en las coberturas vegetales, en la flora, fauna, suelo, playas y manglares. Con la metodología Edana (Evaluación de Daños y Análisis de Necesidades Ambientales) establecieron las áreas con mayor daño ambiental en las islas de Providencia y Santa Catalina para orientar las necesidades hacia zonas con daño alto y medio.

El presidente Iván Duque y el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Carlos Eduardo Correa, lideraron personalmente el inicio de las labores de atención a las víctimas y de recuperación, acompañados por miembros de las fuerzas militares, del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), de los institutos Humboldt y Sinchi, de Parques Nacionales Naturales de Colombia, del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (Invemar) y de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (Coralina), entre otras entidades del SINA. La orden fue muy clara desde un comienzo: articular acciones para la rehabilitación de los ecosistemas.

“No hemos parado un día”

“Para el Gobierno Nacional es una prioridad la recuperación del archipiélago. Por eso, con el apoyo de las entidades ambientales y de las comunidades, hemos dado pasos importantes hacia la recuperación social de la isla, la rehabilitación de los ecosistemas y la reactivación económica. Todo forma parte del mismo proceso, es un engranaje. A los habitantes de las islas les decimos que no hemos parado un día desde el paso de los huracanes, y que por instrucción del señor presidente, seguimos estructurando estrategias para que la vida vuelva a ser como antes, en incluso mejor, en esta bella región del país”, dijo Carlos Eduardo Correa.

Y la primera acción fue el lanzamiento de la Operación Cangrejo Negro. Se implementó entonces el programa del Minambiente Pago por Servicios Ambientales (PSA) para la conservación de áreas ambientalmente estratégicas, con una inversión de 2830 millones de pesos; se suscribieron 320 acuerdos de conservación que vincularon a familias mayoritariamente raizales (70 en San Andrés y 250 en Providencia) para restaurar, recuperar y rehabilitar ecosistemas marinos y terrestres, y para la producción de plantas en viveros.

Las familias vinculadas al programa han recibido un incentivo de $500.000 mensuales, que ha contribuido a la reactivación económica de las islas. Así se ha trabajado en ecosistemas, se ha hecho el mantenimiento y la limpieza de 13 hectáreas (ha) de ecosistemas coralinos y 62 ha de pastos marinos a través de más de 80 jornadas en San Andrés y Providencia; se han adecuado 13 guarderías de coral (cinco en Providencia y ocho San Andrés), se han hecho las siembras de 13.750 fragmentos de coral de 15 especies y de 513 microfragmentos de coral de ocho especies.

Guarderías

En ese mismo sentido, y en un trabajo articulado entre Corales de Paz y Masbosques se instalaron 32 guarderías de coral de diferentes tipos y tamaños (una colgante a gran escala, siete colgantes pequeñas, 10 mesas y 14 domos), que albergan cerca de 4000 fragmentos de 13 especies de corales ramificados y masivos; además, se tienen siete parcelas en proceso de restauración coralina, cerca de 6000 metros cuadrados donde se han sembrado y recuperado unos 600 fragmentos de coral.

Limpieza

Así mismo, las autoridades y las comunidades han efectuado 164 jornadas de limpieza de arroyos, playas y manglares, han erradicado especies invasoras, recolectado semillas, sembrado 1275 árboles de 44 especies nativas, en conjunto con el Humboldt y el Jardín Botánico de San Andrés, y se ha apoyado la recuperación de 23 ha de bosque, hábitat del cangrejo negro. Igualmente, se han recuperado dos senderos: The Peak y Fort Warwick, en Santa Catalina, y las playas Southwest Bay y Manzanillo, en Providencia.

Plantas

Otro punto importante es la producción de sustrato y plantas. Por ello, se han hecho 398 jornadas de mantenimiento de viveros, se ha triturado y empacado material vegetal disperso en Providencia, se han producido más de 5000 plantas en viveros, sembrado 574 plantas en bosques de manglar y construido un vivero satélite destinado al levantamiento de manglares.

Programa de impacto

Además de las guarderías ya implementadas, con capacidad para sembrar 20.000 fragmentos de coral, se está implementando el programa Un Millón de Corales por Colombia; en este, el Minambiente, a través del Fondo Colombia en Paz, aporta 6000 millones de pesos. En el archipiélago se sembrarán cerca de 600 mil fragmentos, en el Área Marina Protegida y en el Parque Nacional Natural Old Providence McBean Lagoon.

Vivero

En este parque, con una inversión de 1300 millones de pesos, Parques Nacionales construyó un vivero de manglar para 2500 plántulas, que cuenta con 2000 propágulos y más de 600 plántulas de mangle rojo, negro y blanco. Allí hay 19 ha de manglar en proceso de restauración con más de 2500 plántulas sembradas, esto con apoyo de Invemar y el Jardín Botánico de San Andrés.

Más inversión

Por otro lado, para complementar las acciones de restauración sobre los ecosistemas terrestres, costeros y marinos en Providencia y Santa Catalina, Coralina implementa el proyecto Desarrollo de acciones de recuperación de ecosistemas estratégicos en la Reserva de Biosfera Seaflower, San Andrés, financiado por el Fondo de Compensación Ambiental por un valor de 4494 millones de pesos.

Restauración

Adicionalmente, con el apoyo del Instituto Humboldt y el Jardín Botánico se construyó un vivero de bosque seco con capacidad para 4000 plántulas. Hoy tiene 223 plántulas de diferentes especies, y se han determinado parcelas para el proceso de restauración de cinco ha en Cayo Cangrejo, Cayos Tres Hermanos y Iron Wood Hill.

Isla más limpia

También han sido grandes los esfuerzos para la recolección de residuos especiales. En abril se realizó una gran jornada de recolección de residuos posconsumo en la isla de San Andrés, en la que se recolectaron 54 toneladas de elementos, una actividad liderada por el Minambiente en articulación con Coralina, el Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea Colombiana y la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), entre otros aliados.

$1.640 millones más

De igual manera, se lleva a cabo la Expedición Seaflower Plus, la cual cuenta con una inversión del Minambiente de 1640 millones de pesos, y que, con el apoyo técnico de Ideam, Invemar y Humboldt analiza el cambio de coberturas del archipiélago tanto en ecosistemas emergidos como sumergidos.

Ecoturismo

Para la rehabilitación del sector ecoturístico de Crab Cay, recientemente se adjudicó un contrato de obra para la reconstrucción de la infraestructura de ecoturismo y de un mirador. Además, el Minambiente, en alianza con Innpulsa, gestiona el fortalecimiento de 37 negocios verdes (23 en Providencia y 14 en San Andrés) que fueron afectados por el paso de los huracanes. Entre estos negocios hay posadas, centros de buceo, cooperativas de pescadores y agricultores, artesanías, gastronomía, entre otros.

Ambiente

Johhny Cay ya tiene instalada la Bandera Azul

Publicado

en

Hoy se instaló la Bandera Azul en el Parque Regional Johnny Cay, dando inicio a la temporada de baño 1ero de Diciembre 2021 al 31 de Agosto 2022.

El distintivo Blue-Flag o Bandera azul es un reconocimiento entregado por la Fundación para la Educación Ambiental (FEE por sus siglas en inglés) a las playas, marinas y embarcaciones que cumplen criterios establecidos en calidad del agua de baño, seguridad, servicios, gestión, educación e información ambiental. A nivel mundial, 4.831 playas y marinas cuentan con el distintivo Blue-Flag en 50 países y Colombia se mantiene, por tercer año consecutivo, en la distinguida lista de países que cuentan con playas galardonadas con esta certificación ecológica mundialmente reconocida, el cual tiene un periodo de baño entre el 1 de diciembre del 2021 al 31 de agosto del 2022.

Una de las playas que en este año lograron el galardón Blue-Flag es la playa del Parque Regional de Johnny Cay operada por la Corporación para el Desarrollo Sostenible – CORALINA en el Archipiélago de San Andrés. Los programas para la reactivación turística en Colombia, según las cifras del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo van en aumento, ya que en la última semana de receso del mes de octubre las agencias de viaje reportaron un incremento entre el 57% y el 62%, adicionalmente los segmentos turísticos indicaron que los destinos de mayor demanda son Cartagena, Santa Marta y San Andrés, lugares en los que se encuentran las playas que serán certificadas.

Entre los beneficios que puede obtener una playa certificada con Blue-Flag son el reconocimiento a nivel internacional, el apoyo a las economías locales mediante el aumento del turismo y la promoción del acceso gratuito a las playas. Además, es un indispensable sello que promueve la seguridad alimentaria a través de actividades con las comunidades pesqueras y otros proyectos sostenibles locales, protege el hábitat de los viveros pesqueros y la difusión de las prácticas agrícolas ambientalmente responsables. Por otra parte, contribuyen en la gestión de espacios limpios y saludables que minimizan las infecciones o enfermedades, promoviendo prácticas consientes sobre el desarrollo sostenible en agua dulce, áreas marinas, etc., controlan la calidad del agua de baño y la natación segura y aspiran por una igualdad de servicios, trabajo, acceso y salud para todos.

Sigue leyendo

Ambiente

Socialización proyecto estudios de riesgos y vulnerabilidad

Publicado

en

En las instalaciones de la Coorporación Ambiental Coralina se llevó a cabo socialización del proyecto de estudios de sobre riesgos y vulnerabilidad de la comunidad insular, ejecutado en el marco de un convenio interadministrativo entre la institución y CEMARIN.

Este proyecto inició desde diciembre del 2020 y tuvo como principal foco de análisis los tópicos de vientos, lluvia y oleaje, mismas variables que fungieron como elementos cuantificables a la hora de analizar los riesgos de amenaza, vulnerabilidad y costos en fenómenos naturales extremos.

Al respecto, el director de Coralina, Arnie Britton, sostuvo: “Queremos que esto no se quede en el papel, por ello deseamos llevar estos resultados al consejo municipal y departamental de riesgo para que estas recomendaciones técnicas puedan tener un eco práctico. Hay una temática de inundaciones, por ejemplo, que nos conlleva a tomar decisiones de alto nivel en pro de continuar con el trabajo medioambiental en las ínsulas.

A través de metodologías de simulación matemática se obtuvieron resultados cuantificables que permitieron determinar un mapa de vulnerabilidad física donde es posible evidenciar cuáles son las zonas con mayor riesgo en el territorio insular; igualmente, se revisó las características de vulnerabilidad social en aras de tener una perspectiva completa de la dimensión de la problemática para que sirva de insumo en la toma de decisiones.

Por otra parte, según sostuvo Andrés Osorio, “en la reconstrucción de las ínsulas luego del paso del huracán iota no se tenía presente la incidencia real del fenómeno natural en algunas zonas. Al desconocer estas aristas, es probable que se reconstruya en las mismas condiciones de vulnerabilidad que habían antes del fenómeno natural, es por ello que con este proyecto podremos hacer un examen que determine si la reconstrucción se cimentó una base que cumpla con los estándares o si recayó en los mismos términos anteriores de vulnerabilidad.

Sigue leyendo

Ambiente

Importancia de los manglares en la protección de los ecosistemas

Publicado

en

Los ecosistemas de manglar son áreas naturales de confabulación de flora y fauna. Dentro de estos, la diversidad animal y vegetal encuentra un lugar idóneo para desarrollarse. Sin embargo, los manglares también cumplen una función vital en la preservación del medio ambiente: la recepción de carbono.

Carbono Azul

Las emisiones de carbono catalizan el cambio climático debido a que no pueden ser expulsadas completamente de la atmósfera de la tierra y, a la postre, intensifican el calentamiento global. Muchas son las alternativas por tratar de reducir las emisiones; utilización de medios de transporte masivo, ahorro de energía y disminución de uso de combustibles fósiles. No obstante, la naturaleza posee también mecanismos de absorción de estos gases, los árboles terrestres tienen la capacidad de albergar el carbono, de modo que no siga su curso y llegue a la atmósfera.

En este sentido el carbono azul es aquel  que se almacena naturalmente en los ecosistemas marinos y costeros y cobra importancia el manglar. Al igual que sus homólogos terrestres, estos ecosistemas marinos cumplen la función de ‘secuestrar’ el carbono nocivo para el planeta.

Sobre este tema, Marta Inés García, administradora del sistema de información ambiental -territorial de la reserva de biosfera Sea Flower, sostuvo: «La importancia de los manglares radica en que son la primera línea de defensa ante los embates de los fenómenos naturales, en paralelo este ecosistema se convierte en un sumidero de carbono azul. Todos los árboles pueden tener la capacidad de capturar carbono, pero los árboles de manglar y las praderas de pastos marinos tienen mayor capacidad de retención. En paralelo, poseen el sumidero de carbono, el cual puede retener por décadas, incluso siglos, este gas.

Del mismo modo, García hace el llamado a que las personas cambien la concepción acerca del manglar, que no lo vean como un sitio de olores fétidos o un basurero, sino más bien como nodos de protección de las costas y diversidad de flora y fauna que coexiste en estos lugares.

Marta Inés García, bióloga marina de la corporación ambiental Coralina, en el momento se desempeña como administradora del sistema de información ambiental -territorial de la reserva de biosfera Sea Flower.

El parque nacional de manglares Old Point fue creado en 2001, posterior a una recuperación que Coralina realizó en 1995. Desde ese momento se inició una apuesta de recuperación del área de manglar, que se había perdido en el territorio; cerca de 17 hectáreas fueron afectadas por incendios y uso indebido de la zona. Actualmente, toda el área de manglar tiene más de 60 hectáreas.

Sigue leyendo

Tendencias