Conectate con nosotros

Opinion

De los niveles de inseguridad ciudadana

Publicado

en

Por: Rubén Darío Ceballos Mendoza

El país a todo lo largo y ancho de su geografía registra dramáticos niveles de inseguridad, y sus ciudadanos se muestran cada día y cada vez más definitivamente inconformes al sentirse inmersos en un franco deterioro de la seguridad urbana y rural en todas sus formas, maneras y variables desde hace ya algún tiempo, particularmente en las ciudades capitales; y, no obstante los esfuerzos y estrategias muchas por parte de los gobiernos y Fuerza Pública, los municipios todos comienzan a traslucir deterioros en su orden social, revelados exponencialmente en atracos a mano armada, atentados terroristas, raponazos, hurto de vehículos, violaciones, homicidios con armas de fuego, cortopunzantes, y resultado de demás otras acciones delictivas, lo que se traduce en que tengamos una ciudadanía amedrentada, al filo de la desesperación por esa ola de violencia urbana y rural desbordada en todos sus límites.

Causas de la inseguridad son muchas sin duda, siendo principales en la inseguridad que acusamos el incremento vertiginoso de población desplazada, migraciones, aumento de la pobreza, superpoblación de sectores económicamente deprimidos, caldos de cultivo propicios para que facciones delictivas de distinta naturaleza, origen y propósitos permeen, infiltrando y penetrando a los suyos dentro de estos núcleos y de contera pervirtiendo los sistemas de seguridad.

Inciden igualmente en la inseguridad el caos vehicular, la invasión del espacio público por vendedores informales, el mal uso de los servicios de protección y demás arbitrariedades, lo que facilita la acción de toda suerte de delincuentes que abundan en nuestras calles. Otro de los factores que tienen que ver con lo cual es la corrupción gubernamental y la impunidad como generadores de violencia, la delincuencia de cuello blanco de alto impacto y otras modalidades, que generan más violencia, ya que el ciudadano del común percibe que solo requiere de alguna prebenda para burlas y pasar por encima de la normatividad legal, lo que justifican con aquello de …¿Si ellos lo hacen, por qué no yo?…..

La insolidaridad ciudadana es otro de los elementos que ayuda en esa inseguridad. Los delincuentes asaltan a la luz del día y a la vista de todos, sin que nos inmutemos y actuemos con indiferencia. La solidaridad y ayuda cívica con la Fuerza Pública es mínima. Raros son los casos en los que los ciudadanos avisan a las autoridades de hechos sospechosos que atentan contra personas y comunidades. No funciona entre nosotros la conexión ciudadanía – autoridades, lo que evitaría que la seguridad se degrade a niveles preocupantes como los que nos agobian.

De igual manera contribuye a la inseguridad en alto grado la ineficiencia de la Fuerza Pública causada por la impericia de los gobernantes locales y regionales, que se encuentran mal ordenadas en cuanto a dirección gubernamental por parte de los mandatarios locales y departamentales. Es común qué en los niveles regionales y locales, los gobernantes señalen políticas para mantener la tranquilidad o mejorarla; sin embargo en la mayoría de los casos, tales directrices no se corresponden con las propias realidades y necesidades sufridas. Otro aspecto tiene que ver con los mandatos demagógicos y populistas de algunos mandatarios que caen en la tolerancia a ultranza, y no tienen en cuenta como sentenciara Fiodor Dostoyevski, que “La tolerancia llegará a tal nivel que las personas inteligentes tendrán prohibido pensar para no ofender a los imbéciles”.

No contamos respecto de la seguridad, con planes, proyectos ni programas a largo plazo. Mucho se improvisa en esta materia como respondiendo a impulsos, a lo que se vaya presentando, donde la labor realizada se minimiza por parte del sucesor y se desecha lo avanzado.

El descontento ciudadano crece, de ahí que en vía de solución para que entre nosotros refulja la seguridad, es el imperio de la ley por parte de la gente, sin que intereses clase social, poder económico, influencias políticas o social; entender que se deben acatar las normas pata que reinen el orden y la seguridad. Esa y no otra es la principal tarea que deben poner en práctica gobernantes, políticos y servidores públicos en general, quienes deben conocer a fondo cómo funcionan las unidades territoriales y cuál es el papel real de la Fuerza Pública como elementos de apoyo en el mantenimiento de la paz y tranquilidad en municipios y departamentos. Es entender que la efectividad y estabilidad de sus unidades territoriales necesitan directrices de conformidad a la región en donde cumplen sus funciones y no debe trasladarse dicha responsabilidad total en estos abnegados guardianes del orden. 

Opinion

Recuperar e impulsar el turismo

Publicado

en

Por: Rubén Darío Ceballos Mendoza

Si bien los números del turismo no son todavía los mejores, no crece como debiera la ocupación hotelera y el comportamiento de esta actividad en aras de reactivarse se aspira y espera mejore, importa acudir a grandes reinvenciones que le permita al sector recuperarse. No valen ya más excusas, como la triple emergencia padecida y que todavía se sigue padeciendo, aunque ya en menor medida, a pesar de la amenaza de un cuarto pico. Lo que se tiene que hacer, todos a una, es trabajar para darle más impulso, a efecto de lograr situarse en lugar de privilegio. Es buscar un marcado y generalizado aumento, incluso superior al de años anteriores, que es de lo que se trata. Superar con creces lo dejado de percibir por el desplome sufrido, e ir tras cifras que permitan marcar una tendencia alcista del número de turistas. Resta trabajo por hacer y hay que hacerlo, en lo que deben trabajar conjuntamente todos los segmentos con interés en el turismo, para de la mano con los profesionales del sector llevar cabo campañas de promoción que vengan lo impulsen, en la verdad, y está claro, que el turismo es vital para la economía de los pueblos y precisa un impulso sólido para su recuperación total. 

Es proponer el establecimiento de mecanismos que permitan y a su vez faciliten alcanzar líneas de acción para asegurar la competitividad y sustentabilidad de los destinos turísticos y avanzar con los desafíos de orden social en el departamento. Líneas de acción que permitan contribuir con todos y cada uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible – ODS (Agenda 2030 de Naciones Unidas), entre los que se encuentran erradicar el hambre y lograr la seguridad alimentaria, garantizar una vida sana y una educación de calidad, igualdad de género, asegurar el acceso al agua y la energía, promover el crecimiento económico sostenido, adoptar medidas urgentes contra el cambio climático, promover la paz y facilitar el acceso a la justicia. 

De la misma manera, incorporar agenda y turismo a los planes de desarrollo municipales y departamentales de inmediato, mediano y largo plazo, a fin de apoyar la integración de los ODS en los presupuestos locales. Igualmente, es necesario fortalecer la operación de los órganos de desarrollo local: plan de trabajo y lineamientos de operación, promover la coordinación intergubernamental e intersectorial a fin de establecer procesos integrales, una de las formas mejores de avanzar en cualquier propósito. El turismo, lo que no se debe ni puede perder de vista, tiene una posición firme en la Agenda 2030, con una contribución muy clara en el desarrollo sostenible, como es fomentar el crecimiento inclusivo y sustentable, empoderar a las mujeres de múltiples formas, establecer prácticas de producción y consumo responsable, usar fuentes de energía renovables y gestionar de forma integral las zonas costeras y rurales; por mencionar apenas algunos. 

Es ir tras la implementación en el orden municipal de planes maestros de turismo sustentable, como una política pública que destaque nuevos modelos de desarrollo turístico, en el que el principal desafío sea pasar de los destinos exitosos a los destinos prósperos, que generarán bienestar integral, en lo que ayudará clasificar los destinos, soportados en su estatus social, económico, ambiental y turístico, lo que permitirá establecer una estrategia de intervención para cada uno de los mismos, para que se traduzca lo cual en políticas que bien y mejor puedan adaptarse a cada contexto y realidad de los destinos, considerando su necesidad de planificación, mejoramiento, contención y renovación, a fin que se haga más expedito; sin olvidar que aparejado todo lo expuesto deben promoverse estructuraciones relacionadas con la seguridad sanitaria, establecer las bases del desarrollo del turismo rural, crear plataformas de servicios que contribuirán a ordenar al sector, acompañado de un sistema de información turística a todos los niveles aprovechando la tecnología existente, para tomar decisiones más precisas en favor de la actividad turística, fundamental en todo cuanto a reactivación se refiere.

Sigue leyendo

Opinion

Mordaza al Periodismo: Elizabeth Jay Pang

Publicado

en

Por: Alvaro Archbold

A pesar de que existieron todas las alarmas y advertencias acerca del nefasto artículo que introdujo el Representante a la cámara, y hoy aspirante al Senado de Colombia, Cesar Lourduy del Partido Cambio Radical, la periodista Elizabeth Jay Pang Díaz, representante a la Cámara por el Departamento Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, fue uno de los 73 votos que el pasado 6 de diciembre permitieron que una mordaza para la prensa se convirtiera en ley de la República.

La FLIP cumpliendo con la misión encomendada, ya había prendido las alarmas, expidiendo un comunicado que reflejaba su posición, haciendo un llamado al Congreso de la República para que no aprobara la proposición sin que antes se discutieran los efectos nocivos que ésta podría causar y se plantearan alternativas de regulación, haciendo un llamado a la Procuraduría General de la Nación, entidad encargada de la transparencia, para que hiciera veeduría de lo que quedaba del debate legislativo e interviniera a favor de la protección de los alertadores.

El articulo expresaba que aquel que mediante injuria o calumnia debidamente comprobada pretenda atacar u obstruir las funciones constitucionales y legales de algún funcionario público, denunciando hechos falsos sobre él o su familia, incurrirá en prisión de sesenta (60) a ciento veinte (120) meses.

Con esto quedaría instaurada en Colombia una especie de “dictadura perfumada” al estilo Venezuela, expresión de un importante periodista colombiano en diálogo con QUITASUEÑO.

Las demandas de inconstitucionalidad ya se encuentran listas esperando la decisión final del presidente Iván Duque Márquez de objetar o no este “orangután” que cercena y mutila la libertad de opinión y expresión en Colombia, quien ante las críticas masivas ha expresado al conmemorar el Día Internacional de los Derechos Humanos, – a lo que le teme por las severas advertencias recibidas del gobierno norteamericano por el asesinato de líderes sociales y periodistas – que lo objetará “para que el Congreso pueda también adelantar su discusión”.

Con pocas posibilidades de sobrevivir en la Corte Constitucional, la Sala de Revisión de la Corte Constitucional refiriéndose a la libertad de expresión manifestó en Sentencia T-391/07, que existe consenso prácticamente universal respecto de la importancia de la libertad de expresión, en todas sus manifestaciones, dentro de los sistemas políticos democráticos.

Y advirtió que “ la expresión, en sus diversas manifestaciones y elementos protegidos, cuenta con un status jurídico especial, y un grado de inmunidad significativo frente a regulaciones estatales, que es mayor que aquel que se provee a los bienes jurídicos tutelados por otros derechos y libertades, dado el especial aprecio que se presta en las constituciones modernas y en la normatividad internacional al libre proceso de comunicación interpersonal y social.

La libre manifestación y comunicación del pensamiento, así como el libre flujo social de información, ideas y opiniones, han sido erigidos en la condición indispensable de prácticamente todas las demás formas de libertad, en un prerrequisito para evitar la atrofia o el control del pensamiento, y un presupuesto cardinal de las sociedades políticas abiertas, pluralistas y democráticas”.

Gracias a la protección constitucional del derecho a la libertad de opinión y expresión, algunos medios, muy pocos y casi excepcionales del Departamento Archipiélago de San Andres, Providencia y Santa Catalina, han logrado visibilizar -y lo seguirán haciendo- la forma inmisericorde, despiadada y cruel cómo se han robado el patrimonio público de los isleños, y lo siguen haciendo en forma abierta, aventurada, osada, sobre seguros y a mansalva, como si “Fobos” en la mitología griega, el Dios del horror y el terror, se hubiera apoderado de nosotros con su misión de destrucción, esperando que cesen sus órdenes y salve a las islas del caos, la confusión y la anarquía.

Son numerosos los casos que se encuentran en el congelador andino de la Fiscalía, Procuraduría y Contraloría General de La Nación, como si para estos controladores oficiales de la moralidad pública el Archipiélago solo existiera para pasar días de descanso y comprar perfumes y licores en establecimientos de comercio de las islas.

Con su voto en la Cámara de Representante a favor de la “mordaza”Elizabeth Jay Pang Díaz – quien nuevamente se postula al Congreso por las islas, ha pisoteado y maltratado a su propia profesión: El periodismo.

El daño está hecho. Imposible revertirlo.

Pero algo interesante tuvo la mordaza, por no decir que fue algo bueno: Para quienes no sabían de la muerte de Alicia Mercedes Ribaldo ocurrida en Barranquilla hace 42 años por un “presunto” feminicidio de Cėsar Lorduy, ahora ya lo saben. Quienes ya lo sabían, ahora lo recuerdan.

Lorduy, de las entrañas de los Char, es el “autor material” de la ley de la mordaza. Veremos quiénes serán sus apoyos en las regiones, si es que aún los tiene. O si le sobra la maquinaria de Fuad, Alex y Arturo Char.

ADENDA : Es preciso recordar que el 21 de agosto pasado, el periódico El Espectador publicó un articulo titulado “La impunidad en asesinatos de periodistas en Colombia es del 78,8 % según la FLIP”

De los 161 asesinatos de periodistas registrados por la FLIP, entre los años 1977 y 2020, solo en un caso se condenó a toda la cadena criminal; en cuatro se condenó a los determinadores y en 29, a los autores materiales, 127 están en total impunidad y 92 casos prescribieron, es decir, que fueron archivadas las investigaciones por la Fiscalía General de la Nación (FGN).

Sigue leyendo

Opinion

Importan los mejores

Publicado

en

Por: Ruben Dario Ceballos

Tiempos son estos donde lamentablemente los mejores líderes, conductores, dirigentes, empresarios, políticos de primera condición, de mando ejecutivo en el mejor de los sentidos, pensamiento, acción, grandes atributos y virtudes, entre otras connotaciones de importancia, escasean, De otra parte, y ello es evidente, pocas son ya las minorías selectas, esas donde se agrupan los pensantes, los que mueven ideas, los preparados, los instruidos, los mostrados y demostrados, los más y mejor calificados, gran conducta; excelsas calidades y condiciones personales, profesionales y humanas; vocación auténtica, quienes aconsejar pueden y desde su sapiencia señalar los caminos a ser transitados para ir a puertos seguros de integrales progreso y bienestar. Pocos son ya las personas que se entregan a las nobles causas, los que tienen ganas, apetito, auténtica vocación de servicio, de entrega hacia la comunidad.

Además de todo, tenemos que entender que quienes están en la tarea de conducir, sobre todo los políticos, deben poseer trayectoria vital; esto es, llegar, permanecer, prevalecer y retirarse, lo que no es nada fácil en estos tiempos, que ha dado pie para que se sostenga por tirios y troyanos qué permanecer y prevalecer se dificulta en alto grado y en gran medida al influir perversa y perniciosamente el dinero en la política para controlarla y ensuciarla como día con día vemos y lejos presentimos su desaparición de dicho escenario.

Deben ser igualmente los políticos, arquetipos, cima del ser humano más opuesto al que la gente del común pertenece. Necesitamos políticos estudiosos de las disciplinas sociales, cercanos, atentos, preocupados y ocupados, enterados a fondo de las realidades, así como formados culturalmente, administrativamente, a fin que dignifiquen la política, una de las vocaciones más nobles y señeras, hoy con poca o ninguna calidad entre nosotros, lo que es a todas luces lamentable.

No deben ejercer la actividad política por ser compleja, personajes siniestros, mismos que abundan sin elementos, sin atributos y sin la clara idea de lo que se debe hacer desde el Estado en un país. Entre nosotros, aspiramos y esperamos que podamos lograr el cambio cultural y moral, las transformaciones suficientes y necesarias, con el fin que quienes se dediquen a la política tengan sembrada, definida la idea, y sepan distinguir todo lo concerniente a la cosa pública, a la administración pública, misma que debe ser ser eficaz, sin un tamaño exagerado, sin corrupción y con presencia en todos y cada uno de los rincones de su jurisdicción y entiendan que sus poderes ejecutivo, legislativo y judicial deben estar conformados por los mejores, léase bien, los mejores, a efecto que su Estado de Derecho sea el pilar esencial de nuestra democracia, en lo que importa la participación activa de las minorías más calificadas al frente de las instituciones patrias. 

Sigue leyendo

Tendencias