Conéctate con nosotros

Opinion

El arte de la paz

Publicado

en

Por: Luis Hernán Tabares Agudelo

El dictador e ilegítimo presidente de la nación hermana de Venezuela está cada día dando de qué hablar en relación a un ataque al pueblo colombiano y por la compra de una serie de armas peligrosas de alto alcance e impacto destructor. Lo primero, cuando afirmó que a Colombia solo bastaba destruir los puentes viales sobre el rio magdalena y quedaba inservible y dividida en dos. Y, lo segundo, por un informe de la Revista Semana donde por una investigación periodística nos damos cuenta y por enterados que estamos al borde de una guerra provocada por este líder del caos.

Así las cosas, quiero referirme a un excelente libro que alguna vez me obsequió mi amigo Yamil Alberto Mosquera Córdoba, magister en administración de empresas y docente universitario que va por la vida colocando a leer a sus alumnos para luego exigirles un ensayo para debatirlo a saciedad: El Arte de la Guerra, el mejor libro de estrategia de todos los tiempos pues se afirma que inspiró a grandes personajes que dedicaron su vida a vivir en constante conflicto bélico: Napoleón, Simón Bolívar, Maquiavelo.

Se escribió hace más de 25 siglos y afirmó su autor que el que esté a cargo del ejército, lo está de la vida de los habitantes del país y de la seguridad de la nación. El verdadero artista de la guerra vence a otros sin batalla, conquista sin asediar, destruye a otros ejércitos en poco tiempo. Un verdadero estratega, le corta suministros, le desase alianzas y les daña los planes a los enemigos sin necesidad de luchar logrando una victoria completa: Esta es la ley del asedio estratégico.  Quiso decir que los generales del ejército están por el pueblo y para el pueblo. Por ellos el pueblo es débil o fuerte.

El general Tzu, hace referencia a que los que cultivan las armas respetando las leyes pueden gobernar prevaleciendo sobre los corruptos, se pueden servir de la armonía para enaltecer a la oposición, no atacan a un pueblo pacifico, no toman prisioneros, no talan los arboles o contaminan los pozos y no repiten los errores de una pasada y prolongada guerra fracasada.

De hecho, nada está fijado en el desarrollo de la guerra, esta se desarrolla sobre la base del ímpetu. Los buenos Generales buscan la efectividad en la batalla a partir de la fuerza del ímpetu y no dependen solo de la fuerza bruta de sus soldados. Escogen a la mejor gente, los capacitan adecuadamente para lograr sus objetivos con entusiasmo, convicción, orden, organización, recursos, compromiso. De esto obtiene habilidades, capacidades y entrega de sus soldados. Así puede obtener gente valiente que pueden luchar, cuidadosos que pueden ser centinelas e inteligentes que pueden estudiar, analizar y llevar estadísticas: cada cual es útil y es el líder el que los detecta y los coloca en su adecuado sitio.

Ahora bien, por lo general las operaciones militares están bajo el gobernante civil que dirige al ejército. El general debe permitir que se establezcan operaciones diplomáticas que pueden llegar a ser la solución a la guerra. El líder civil debe desarrollar un ejército fuerte, un pueblo prospero, una sociedad armoniosa y una manera ordenada de vivir en concordia. En razón a lo anterior, una de las principales normas del arte de la guerra no es contar con que el enemigo no ataque sino en tener los medios de repeler ese ataque y poder enfrentarlo.  No contar en que el enemigo no ataque sino confiar en poseer lo que no puede ser atacado. Si el líder puede recordar siempre el peligro en tiempo de paz y el caos en tiempos de orden, debe permanecer siempre atento a ambos mientras no tengan forma y se deben evitar a toda costa antes de que se presenten: esta es la mejor estrategia de todas, en la guerra y en la paz.

Opinion

Abandonados en alta mar: carta de un sanandresano

Publicado

en

Por: Ali Walid Waked Ali

Dice cierto refrán que en el fondo todos los políticos son iguales: prometen construir un puente incluso donde no hay río. Si hay algo que tienen en común tanto la izquierda como derecha en el país es su completo desdén por San Andrés: territorio del que se acuerdan solo cuando vienen las vacaciones de fin de año.

No obstante, en el tiempo en que por ingenuos pensábamos que el abandono estatal no podía empeorar, con la nueva administración presidencial pasamos de la pandemia del coronavirus a la pandemia del hambre. Las islas sufren hoy lo que es la peor crisis económica en su historia: para algunos incluso comer más de una vez al día se convirtió en un lujo. El mar de los siete colores naufraga en medio del Caribe, frente a cierto mandatario cuya estrategia de gobierno es pelear en redes sociales sin concretar mucho (para no decir nada).

El triunfo de Gustavo Petro en San Andrés no del todo fue una sorpresa, ni mucho menos una cuestión de sectarismo político. Fue un voto de protesta en nombre de un pueblo que históricamente se ha sentido discriminado y sin voz ante las realidades cotidianas del país. Abandonados a nuestro propio destino, para algunos esta victoria representó un mínimo de esperanza, cuando inocentemente se pensaba que no había mucho más por perder.

Sin embargo, digamos por educación que la boca es el látigo del alma, en el sentido de que ahora la política se convirtió en el arte de prometer cambios para al final echar la culpa de todo fracaso al pasado mandatario. Así mismo, por más que se niegue, con el nuevo gobierno llegó el esplendor del centralismo, el desdeño por la periferia y la indiferencia para aquellos que en este país viven o sienten diferente, como lo es nuestro caso.

Posterior a la decisión de eliminar el subsidio a los combustibles, la Procuraduría General de la Nación anunció una disminución en la llegada de turistas superior al 68 % en el departamento. Solo para el primer semestre del presente año, el gobernador de las islas comunicó pérdidas económicas de más de $1 billón.

En un territorio sin capacidad de producción local y una dependencia casi total de dicho sector, sin importar el estrato, estas cifras son alarmantes en su totalidad. El turismo es el pan y manteca de todos los isleños, por lo que, al igual que en la pandemia, una crisis es un lujo que las islas no se pueden dar sin que implique un colapso social y humano.

Si bien la eliminación del subsidio fue una decisión fiscalmente responsable, no se puede gobernar las islas al estilo Bogotá, pensando que se tienen las mismas necesidades y problemas respecto a lo que ocurre en el resto del continente. Por años, los isleños hemos reclamado el reconocimiento de un enfoque diferencial para San Andrés, aún más cuando es el único departamento con una condición aislada de insularidad. Sin embargo, el único cambio que llegó con el nuevo gobierno fue una indiferencia mayor por las islas de la que ya veníamos padeciendo.

La Presidencia no es un reality show ni un laboratorio. No necesitamos todos los días una improvisación nueva en Twitter, la realidad es que estamos abandonados en altamar y la única cura son soluciones concretas. Gritar por nuestros derechos no es un asunto de derecha o izquierda, es una cuestión de sentido común. Esta no es una columna política, sino una carta de auxilio en nombre de San Andrés.

Continuar leyendo

Opinion

ASÍ LE PAGA EL DIABLO AL QUE BIEN LE SIRVE

Publicado

en

Por: Alberto Escobar Alcalá

Mucha gente me pregunta porque le he prestado tanto atención al actitud déspota asumida por la Representante Elizabeth Jay Pang, al negarle el aval a los Concejales de Municipio de Providencia y Santa Catalina del Partido Liberal ELSA ROBINSON Y JONATHAN TAYLOR, para que pudieran volver a aspirar nuevamente a defender su curul en ese corporación popular, y debo responder que cuando salí de la administración departamental en el año dos mil diecisiete algunos periodistas me preguntaron a que me iba a dedicar, de manera espontánea les respondí que me gustaría ser el primer representante a la Cámara Raizal y algunos amigos que escucharon la declaración radial, me animaron para que trabajáramos en la causa, fue así que en compañía del Victorio Wilson popularmente conocido como el «Bedi» nos trasladamos a la Isla de Providencia y en las jornadas de visitas me presento algunos de sus allegados entre ellos a la Concejal ELSA ROBINSON.

Posteriormente regrese a la vecina Isla para la campana a la Cámara de Representante en las elecciones de 2018, acompañando a la candidata Elizabeth Jay Pang, en nuestros recorridos la lleve a visitar a Elsa Robinson, quien en conversaciones anteriores me había comentado que no iba acompañar a la exgobernadora Aury Guerrero Bowie por su falta de compromiso con las dos Islas vecinas. En nuestra reunión con Elsa a la que asistió entre otros el hoy candidato a la gobernación por el Pacto Histórico Erlid Arroyo Newball, ella fue sincera con nosotros al manifestarnos que habíamos llegado un poco tarde pero que ella nos acompañaría sin ningún compromiso de poner una buena votación ya que la mayoría de los electores ya se habían comprometido y había una candidato del pueblo como lo era Greg Huffington.

La Representante Jay Pang obtuvo en esa oportunidad en Providencia y Santa Catalina ciento veinte voto, a cuya causa se había adherido el también Concejal Liberal Jonathan Taylor.

Elizabeth en las elecciones de 2022, con más experiencia y mayor musculo político, con apoyos mas encopetados con mayor presencia en las vecinas Islas, a raíz de la Pandemia Covid 19, y los fenómenos naturales huracanes ETA y IOTA, que azotaron a las Islas, volvió a sacar los mismos cientos veinte mil votos. En esta ocasión los dos Concejales Robinson y Taylor acompañaron al candidato Bernardo Benito Bent, de su mismo terruño, quien fue el segundo candidato más votado en esa contienda electoral en Providencia y Santa Catalina, situación que hizo montar en cólera a la Honorable Representante Jay Pang Díaz en contra de ellos al igual que contra la candidata a la Alcaldía Avis Livingston a la que le retiraron su apoyo con la complicidad del Candidato Nicolás Gallardo Vásquez para brindárselo al candidato del gobierno municipal Alex Ramírez conocido como el “Pecas”. Lo que no ha entendido la Representante Jay Pang y su grupo de asesores, que los votos de Elsa Robinson, Jonathan Taylor y Avis Livingston, le salvaron la curul, porque lo votos que puso Bernardo Bent “Masco”, se sumaron a los de ella, en la la lista del Partido Liberal.

Esa actitud soberbia de la Representa Elizabeth Jay Pang Diaz, al negarles el Aval a los Concejales en ejercicio del Municipio de Providencia y Santa Catalina Elsa Robinson y Jonathan Taylor, demuestra una vez más que así le sirve el diablo al que bien le sirve. Por ello no puedo, sino manifestar mi solidaridad con ellos

POSTDATA: “La primera habilidad espiritual, Espiritual a mi manera de entender, es AGRADECER. Es esa consciencia que no somos merecedores de todo lo que tenemos y conseguimos, que siempre hay personas que con su generosidad nos bendicen, que hay muchas más experiencias agradables, útiles y constructivas que dificultades y limitaciones. Quien aprende a dar podrá entender mejor captar el sentido de la vida”. El Heraldo de Barranquilla julio 16 de 2023

Continuar leyendo

Opinion

Distracciones, embriaguez y velocidad (I)

Publicado

en

Por: Luis Hernán Tabares Agudelo

Existen muchas empresas privadas a nivel nacional avaladas por la Superintendencia de Transporte con la misión de dar el curso para obtener descuento al momento de pagar comparendos.

Charlas donde el usuario va con cualquier objetivo menos el de actualizarse en las normas de tránsito. La gran mayoría de personas que asisten a este curso va mentalizado que lo hace para obtener un descuento de 50% o 25%. Casi siempre vuelven porque no van a aprender sobre normas de tránsito sino a pagar menos por la infracción cometida. También ocurre que la persona que es muy ocupada y que fue la que cometió la infracción; envía a un amigo, familiar o empleado a que haga el curso por él y pague con descuento para que le sea borrada la infracción de tránsito del Simit.

De hecho, en Colombia no se inculca a las personas a conocer las normas -esto se deja para los abogados- así sea cuando se va a comenzar a desarrollar una actividad de alta responsabilidad como es la de conducir un vehículo sin conocer la ley que lo rige o regula.

Mientras tanto, conducir vehículos automotores en Colombia, ha sido considerada por la Corte Constitucional como una actividad peligrosa que coloca a la comunidad ante inminente peligro de recibir lesión. Así las cosas, transitar es considerado una actividad de desplazamiento de las personas, los animales o los vehículos en una vía pública o privada. Normalmente se conforma de dos partes. La primera, la humana: como peatón, pasajero, ciclista y como conductor. La segunda, la física o la vía por donde todos nos desplazamos y por supuesto el vehículo.

Ahora bien, en Colombia en ese desplazamiento o movilidad existen cuatro cáusales de accidentalidad: la primera, las distracciones. Segundo, los excesos de velocidad. Tercero, el desacato de las normas y por último, la embriaguez. Cuando en nuestro entorno se presenta un accidente de tránsito fatal o no; podemos asegurar qué hay involucrada al menos una de las anteriores causales.

En efecto, una distracción hace referencia a cualquier cosa que en nuestra calidad de conductor nos haga distraer la mirada, perder la concentración y la trayectoria que estamos teniendo con un vehículo automotor que estamos conduciendo. Técnicamente está comprobado que la conducción no es compatible con absolutamente ninguna otra actividad. Quiere decir que no podemos estar conduciendo y desarrollando otra acción. En ese contexto, el celular, el cigarrillo, la mascota, el mecato, la pantalla de video encendida en el panel, cambiar el CD o la emisora, un niño sin cinturón de seguridad puesto y a cargo de quien va conduciendo, una dama con un escote bien profundo por la calle o consultar el reloj; son los distractores más comunes pero que en una milésima de segundo dejarán de serlo para convertirse en causante de accidente.

Segundo, el exceso de velocidad. Los colombianos que conducimos en nuestro país, ni por error debemos pretender que nos fascine la velocidad así nos apasione debido a que no sabemos conducir. A nosotros los mayores de 30 años nos dejaron aprender a manejar porque acá se permitió que el papá, la mamá, el hermano, el tío, el primo, el amigo, el novio, la novia, el vecino hicieran las veces de instructores. Para acabar de ajustar somos desconocedores de las normas de tránsito, y que esta trae límites máximos de velocidad. En la ciudades intermedias o grandes que tienen circunvalares se presenta que hay un máximo de 80 km/h y 60 km/h en las vías dentro de la ciudad y 30 km/h en los barrios cerca a colegios, iglesias o parques. Estos son límites muy altos en razón que el parque automotor de Colombia viene creciendo en forma alarmante.

Entonces, al hacer este curso, además de obtener el descuento hay que ir a capacitarnos para romper un círculo vicioso de salir a conducir sin conocimiento de las normas y a maltratar a peatones, ciclistas y animales.

Continuar leyendo

Tendencias