Conéctate con nosotros

Actualidad

Jorge Muñoz, aquí, entre nosotros

Publicado

en

Antonio Colmenares Martínez

No puedo evitar seguir hablando con Jorge, están muy cerca, nos pisan los talones las charlas en radio o en la caminata desde la sede de Caracol hasta el centro, en las tardes, después de las cuatro de la tarde.

En San Andrés hay muy buenos contertulios, pero con Jorge es diferente, aguanta lo que le pongan, aún hoy cuando creemos que se ha ido, pero no hay que equivocarse, sigue aquí, conversando y volvemos a saltar de tema en tema, de personaje en personaje. Sigue desde ese espacio único que fue su vida y será su recuerdo, sorprendiendo con el comentario caliente y mordaz, humorístico y prefiere reír en vez de ‘emberracarse’ con la ponzoñosa realidad.

Jorge me sigue hablando, es difícil que calle, me advierte ahora, como lo hizo en radio que no cite mucho las frases de Karl Bukowski, el poeta maldito del realismo sucio porque a las mujeres no les gusta esa filosofía del bohemio solitario y es cierto y prefiere que hablemos de Alejandra Pizarnik, la de las muertes lejanas, la de la “memoria iluminada, galería donde vaga, la sombra de lo que espero. No es verdad que vendrá. No es verdad que no vendrá”, la poetisa de la desesperanza, la de los “huesos brillando en la noche, estas palabras como piedras preciosas, en la garganta viva de un pájaro petrificado, este verde muy amado, este lila caliente, este corazón sólo misterioso”.

Jorge no calla. Ahora me recomienda los versos de Molina, un poeta que lo ‘trama’, a mi no tanto, pero igual me dejó el libro porque no hubo tiempo de devoluciones. Ahora si lo leeré, para que sigamos discutiendo con Jorge sin descanso de ideas y palabras, que solo enriquecen a quienes las encuentran por los, a veces, incómodos caminos del pensamiento.

Jorge, hermano, creo que sería bacano que recordáramos una crónica suya escrita en febrero de 2020. Usted se salvó de vainas de una enfermedad grave y entonces yo lo entrevisté como a un resucitado y cerramos con la crónica. Vamos a recordarla.

El texto lo titulé: Jorge Muñoz, bien de salud y preparado para ‘las montañas que le falta por escalar’ y decía: Jorge Muñoz, polémico periodista, de lengua alopécica y punzante, escritor de cuentos divertidamente crocantes y muy próximos a realidades que llenan los vacíos de la incertidumbre, Jorge el que además pinta desde las alturas del humo guardando familiaridad de rasgos con Alexander Calder que fue a las nubes a pintar aviones, este Jorge Muñoz, aunque nadie lo crea estuvo, a esto, de morir.

Este hombre es un artista que sucumbió ante la belleza de San Andrés y se quedó para siempre navegando en los barcos del tiempo para poner rumbo norte definitivo al nombre de su eterno periódico Giro Compás.

San Andrés sin este ‘man’ sería otra cosa. Sería una isla aburrida porque no habría con quien chocar las copas de los debates para en seguida beberse las risas de las burlas y escupir las angustias que dejan la corrupción y tanto problema social que habitan las charlas de periodistas.

Pero Jorge casi se va sin despedirse por la negligencia de algunos funcionarios de la salud, que desde hace mucho tiempo es un desastre en las islas. Afortunadamente es un hombre fuerte perteneciente a la generación de costeños que no se mueren la víspera sino cuando se les da la gana y está entre nosotros, muy fuerte y con ganas de trepar todas las montañas que le faltan.

Pero ¿qué le pasó?, la verdad nadie mejor que el mismo puede relatarlo y por eso escribió esto que ha llamado ‘Crónica del desangre’ y que dividió en dos entregas. Aquí está la primera.

El Ojo Que Ve

Crónica del desangre

Por Pu-Tong   y/o Jorge Muñoz Pedraza

Crónica de un enfermo que se desangra pero que mientras la sangre fluye a chorros por su uretra, lucha implacablemente por no perder el sentido del observador,

Cuando pensé que me había alejado del adocenamiento decembrino, del coro infantil que repite hasta el cansancio, botín, botín, botín, el niño ha llegado y trajo el botín, justo me había pasado todo el  mes pegado a mi mesa de trabajo donde dispuse de toda mi concentración desde bien temprana la mañana para demostrarle al otro que soy yo, que aun puedo extraer desde otras dimensiones, esos seres fabricados con líneas ondulantes, forrados de colores fantásticos, seres reptilíneos no reptídicos, justo cuando creí que ‘diciembre me gusto para que te vayas’ 2.019, justo antes del día de los inocentes, que son en su mayoría el pueblo locombiano, preciso cuando me levanto de la silla, con mis piernas dormidas tras horas de permitir que los marcadores fueran cerrando las pequeñas hendiduras que existen en un punto, un tejido  en micropunta que también ha cansado mis ojos y me hace ver huecos de colores en la mitad de mi frente, me digo a mí mismo, es hora de una meada que me libre de las cinco cervezas ingeridas en el esfuerzo pictórico del día  y cuando bajo la corredera del viejo y desteñido short,  grito: ‘mierda’,  al ver el chorro de sangre que fluye incontenible desde mis entrañas, sorpresa, terrible sorpresa, premio gordo que me otorga la vida a mi intento de mantenerme activo a los 75 años,

Un frío helado como el miedo que he tenido siempre de morir congelado como un oso polar  me recorre todo el cuerpo  pero aun  alcanzo a percibir el ruido de la maquinaria infernal que rueda veloz, veloz, como la champeta que se escucha en el moderno equipo de sonido  por tiempos, día tras día, noche tras noche, con pocos intervalos  y, siento que estoy al borde del nocaut  y vuelvo a la silla al pie de la mesa de dibujo, respiro con calma  y coloco un algodón con alcohol que mantengo siempre para cualquier caso como las viejitas de antaño, que lo usaban para todo, me recupero, busco entre las ruinas de mi existencia un pequeño pucho que me alivie de los dolores y trato de olvidarme del trauma,  repitiendo  que ha sido una alucinación, de las cervezas y de la poca alimentación que he tenido durante todo el día, uno o dos chorizos para mantenernos en  el aguante, con Calle 30.-

Creo, en ese momento que pierdo la oportunidad de continuar creando los mundos fantásticos en los cuales me he empecinado a través de la línea ondulante, mundos paralelos, otras dimensiones que se encuentran debajo de los poros del cartón paja y que yo extraigo con la pericia de un buen cirujano, afinando un pulso nervioso que se calma mientras dibujo línea tras línea.

Llamo al médico, al amigo y le cuento la triste historia y él con toda la ternura del mundo me dice por el teléfono, hospital Jorgito, me parece grave, puede ser cualquier cosa pero es grave, me resisto a creerlo, desecho la idea de estar grave y el desangre se interrumpe de repente cosa que me alegró pero al rato, al igual que los dolores de un parto, regresan y con  ello el flujo de sangre, ya entonces con dolores intensos producidos por la coagulación de la sangre en el espacio uretral, en cada flujo sudo intensamente, con conatos de desmayo pero aguanto hasta que el dolor es insoportable y parto con un amigo en una moto hacia la primera parada de urgencia en la clínica Villarreal donde me atienden y me piden que espere, el bote de enfermos que aguardan turno es considerable pero el tiempo apremia  y  el dolor no se me despega como un corredor que va  a mi rueda y me devuelvo a casa diciéndome mañana será otro día para empezar a morir.

Sentado en la cama, esperando el retorno del chorro y del dolor, analizo que me he pasado todo el año tras las huellas de un proyecto para darle a los chicos del sector de Rock Hole, seres olvidados de muchos gobiernos, una oportunidad para que dibujen, hagan música, dancen, hagan teatro, en fin para una nueva oportunidad de vida en una ciudad que se ha vuelto famosa por el culto a la muerte, San Andrés la nueva necrópolis donde los chicos carentes  de oportunidad cuya vida la han pasado en la calle, la tengan, en la escuela que he diseñado pedacito por pedacito, como una nueva piel que le creciera al tejido social, roto como la vida misma de los chicos muertos a bala.

La calle es ruidosa, pasan carros y motos ruidosos que desprenden de sus exosto toneladas de venenos que van ingresando al organismo a través de la piel y nos van matando a todos, despacito muy despacito, carros que van hacia la Juan 23 , carros que vienen de la Juan 23, altas velocidades que me hacen preguntar si van rápido porque el diablo les va mordiendo las  nalgas o es un miedo desconocido que los hace ir go fast, go fast, hacia donde, hacia la casa donde los espera una esposa enamorada, una amante, un padre, una madre. O simplemente nadie, solo velocidofílicos empedernidos que piensan que están empujando las espuelas en los ijares del caballo de acero.

Primera parte

Actualidad

Procuraduría pide acciones urgentes por nuevo naufragio de migrantes en San Andrés

Publicado

en

La Procuraduría General de la Nación lamenta los hechos acaecidos en la tarde del martes 09 de julio de 2024, en donde nuevamente una embarcación al parecer con 20 migrantes a bordo, naufragó en aguas del archipiélago de San Andrés, dejando preliminarmente como saldo cuatro personas desaparecidas, una víctima fatal y 15 personas rescatadas por la Armada Nacional, entre los que se encuentran seis menores de edad.

La vulneración de los derechos humanos de la población migrante por parte de traficantes inescrupulosos que exponen a esta población a riesgos contra su vida e integridad personal continúa sin que exista control alguno. 

El ente de control había alertado, desde octubre de 2023, sobre la existencia de una ruta VIP que pasaba por este departamento del país con destino a Nicaragua. Es evidente que, a pesar de las advertencias y recomendaciones de la Procuraduría, sigue siendo precario el control de ingreso a las islas y el zarpe de embarcaciones con destino a Centro América.

Esta ruta parece estar operando diariamente, sin ningún control por parte de las autoridades del archipiélago.

Reiteramos el llamado urgente a la Cancillería Colombiana, a Migración Colombia, a la Dirección General Marítima y a las autoridades departamentales para aumentar los controles de ingreso y salida de migrantes al archipiélago, así como a la DIJIN y a la Fiscalía General de la Nación para que avancen con celeridad en las investigaciones y la desarticulación de las organizaciones dedicadas al tráfico de migrantes que operan en la isla.

Continuar leyendo

Actualidad

En protección de Bienestar Familiar niño migrante en San Andrés Islas

Publicado

en

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) como medida de restablecimiento de derechos, ubicó en hogar sustituto a un niño de 2 años, que viajaba junto con sus padres en un barco que transportaba población migrante y que naufragó en las aguas del archipiélago de San Andrés.

Una vez la entidad fue notificada de los hechos, designó a un equipo de Defensoría de Familia que activó la ruta de atención y verificación de derechos de seis menores de edad rescatados por las autoridades, cinco de los cuales fueron reunificados con sus familiares en la sede de Migración Colombia en la Isla.

En el caso del niño de 2 años, cuyos padres aún se encuentran desaparecidos, la autoridad administrativa decidió establecer contacto con los abuelos del niño, quienes residen en Ecuador, para brindarles acompañamiento psicosocial y orientarlos sobre el proceso que deben adelantar en Colombia para la reunificación familiar.

Continuar leyendo

Actualidad

Huracanes, sequías y calores extremos azotarán San Andrés, Providencia y Santa Catalina, según estudio de la Universidad del Rosario

Publicado

en

El Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina será azotado por huracanes violentos, sequías y calores extremos, según lo revela una investigación de los programas de Ciencias del Sistema Tierra y de Biología de la Universidad del Rosario, que acaba de publicar la revista Climate Dynamics https://link.springer.com/article/10.1007/s00382-024-07276-1

El estudio «Eventos climáticos extremos históricos y futuros en pequeñas Islas del Caribe altamente vulnerables» se enfoca en San Andrés, Providencia y Santa Catalina (SAI), la turística y hermosa Reserva de la Biósfera perteneciente a Colombia, pero también muy propensa a eventos climáticos extremos y huracanes, explica Benjamín Quesada, climatólogo y profesor del programa de Ciencias del Sistema Tierra de la Universidad del Rosario.

La investigación de la Universidad del Rosario revela que el clima se volverá más cálido y seco en el archipiélago, con aumentos significativos de +90 % para los días calurosos y de +30 % para los días secos consecutivos en el peor de los escenarios, indica Álvaro Ávila-Diaz, coautor del estudio y profesor del programa.

«El Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina sufrió el dramático huracán Iota a final de la temporada de 2020. La destrucción que causó en las islas y la falta de adaptación nos obligaron a estudiar más a fondo el tema, ya que casi ningún estudio hidro climático se realizó en esta isla caribeña», dijo Quesada, al señalar que “lastimosamente vemos que el estudio se publica justo en una temporada 2024 muy activa de Huracanes que podría afectar a Colombia y a este departamento en particular”.

Cabe recordar que hace unos días el huracán Beryl, que alcanzó la máxima Categoría 5, se dirigió hacia México y el Estado de Texas en Estados Unidos, después de haber cruzado Jamaica y las islas de Barlovento en el Caribe, matando al menos a siete personas.

Mayores olas de calor y menos precipitaciones en el archipiélago

«Los huracanes más intensos, de categorías 4 y 5, a menos de 600 kilómetros de San Andrés, Providencia y Santa Catalina se duplicaron desde los años 60», indicó Julián Esteban Cantillo, egresado de la Universidad del Rosario y primer autor de la investigación, quien resalta que “es muy preocupante ver que las islas no solo padecen desastres como huracanes e inundaciones costeras, sino también olas de calor, extremos de lluvias o sequías que se ven particularmente magnificadas en intensidad, frecuencia y duración con el cambio climático”.

Para analizar las tendencias en duración, intensidad y frecuencias de eventos extremos de lluvia y de temperatura, los investigadores de la Universidad del Rosario utilizaron siete estaciones del IDEAM en las islas del archipiélago desde los años 60.

Se observa, por una parte, que con el cambio climático la frecuencia de las olas de calor se ha más que triplicado y su duración máxima se ha duplicado desde finales de los años 80. La precipitación en las islas se ha reducido históricamente en un 5 %, con una disminución registrada en 5 estaciones y un aumento en 2, mientras que la frecuencia y la intensidad de las precipitaciones extremas han aumentado significativamente en la mayoría de las estaciones.

“La observación de tendencias climáticas opuestas a tan solo unos kilómetros de diferencia es sorprendente. Hay varias razones posibles: sesgos, microclima, uso del suelo, cambios de corriente atmosféricas u oceánicas, etc. Pero más que todo, muestra que toca disponer de una red densa y bien mantenida de estaciones en los territorios para evaluar lo que va a pasar con el cambio climático”, afirma Nicola Clerici, coautor del estudio y profesor de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad del Rosario.

A futuro, los investigadores han usado una muestra de modelos climáticos más recientes y de mayor resolución, encontrando que el clima se volverá más cálido y seco en las islas de San Andrés.

“Encontramos incrementos representativos de +90 % para los días calurosos y de +30 % para los días secos consecutivos en el peor de los escenarios. Incluso, corregimos las proyecciones realizadas por el IDEAM: -3 %, -11 % y -26 % de precipitación en el archipiélago para los periodos 2011-2040, 2041-2070 y 2071-2100, respectivamente, cuando documentos climáticos oficiales del IDEAM habían publicado cambios muchos abruptos de -30 %, -33 % y -33 % para los mismos periodos de tiempo”, explica el profesor Álvaro Ávila-Diaz.

En esto coincide con Benjamín Quesada: “Las proyecciones oficiales necesitan un esfuerzo importante de corrección y actualización para que los departamentos de Colombia se puedan adaptar desde ya correctamente. El programa de Ciencias del Sistema Tierra de la Universidad del Rosario ha contribuido y seguirá fortaleciendo la resiliencia de la sociedad frente al cambio climático con diagnósticos hidroclimatológicos y modelación de alta resolución”.

Finalmente, los autores muestran que, contrario a lo que se podría pensar, los días extremos de lluvia en las últimas décadas no fueron particularmente más intensos o numerosos durante tormentas tropicales, huracanes o eventos de la Niña. Por ende, se necesita preparación y adaptaciones estructurales.

Los investigadores de la Universidad del Rosario ponen de manifiesto la importancia de implementar estrategias preventivas para reducir la vulnerabilidad de los habitantes de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, ante el incremento en el número e intensidad de fuertes extremos climáticos, tales como planes de inversión en adaptación climática, resiliencia de infraestructura, estrategias de educación sobre cambio climático e implementación de Soluciones Basadas en la Naturaleza, entre otras.

La información del estudio se puede ampliar con Benjamín Quesada, climatólogo y profesor del programa de Ciencias del Sistema Tierra de la Universidad del Rosario: 3227196393 – benjamin.quesada@urosario.edu.co

Continuar leyendo

Tendencias